ADG

3 Massanes

Case study del concurso

ADG Big Talk en el Auditorio del Disseny Hub

El pasado miércoles pudimos asistir a un excepcional ADG Talk dado su valor didáctico, en el que los tres estudios finalistas del concurso para la nueva identidad de La Massana -Lo Siento, Opisso y Bendita Gloria- nos presentaron sus propuestas tal y como lo hicieron ante jurado en su día. Así, el Talk giró alrededor de los procesos de trabajo de los tres estudios a través de la exposición de tres visiones diferentes de un mismo encargo.

Samuel López, Santi Fuster, Borja Martínez, Sergi Opisso y Xavier Capmany

Xavier Capmany, director de la escuela, dio comienzo al evento presentando el briefing que sirvió de punto de partida a los finalistas. Briefing basado en la metafísica de qué es la Massana, escuela emblemática con un largo recorrido y tejido histórico en la ciudad de Barcelona, en el corazón del Raval, que siempre ha destacado por su actitud singular de espíritu transgresor. El deseo de una nueva identidad visual estaba directamente relacionado con el cambio de sede de la escuela al nuevo edificio de la arquitecta Carme Pinós, erigido en plaça de la Gardunya a escasos metros de su vieja sede. Abiertos a propuestas de todo tipo, plantearon la importancia de la transversalidad de la escuela, la multidisciplinariedad y la inconfundible apropiación experimental que los alumnos hacen de términos como diseño, arte u oficios.

Xavier Capmany presentando el briefing del concurso

Borja Martínez, Lo Siento, presentó una propuesta de identidad visual fundamentada en la materialidad de la práctica, en la manualidad del oficio, en las manos del artesano como elemento identificador y diferenciador de Massana. Crearon un elemento gráfico modular, extraído del movimiento de la mano al entrar en contacto con una masa uniforme, teniendo en cuenta esta masa como elemento básico en el proceso de creación. De esa esencia matérica se desprendían ideas clave como memoria, huella o rastro de la creación, como legado de todos. La experiencia en las manos también evocaba al proceso de aprendizaje, inexorablemente ligado a cualquier acto de creación.

Propuesta de Lo Siento

Sergi Opisso dio comienzo a su presentación introduciendo la idea del lingüista George Lakoff sobre cómo la categorización constituye una de las actividades cognitivas más básicas de los seres humanos. La conceptualización de la realidad se hace a partir de la aprehensión de aspectos concretos de la experiencia individual, que acontece una abstracción y alcanza otras significaciones reales o potenciales. Opisso nos mostró una propuesta dinámica, flexible, formada por elementos que individualmente tienen una utilidad y un sentido y que encajados pueden tener otro. Crearon un logotipo austero y tipográfico con la finalidad de facilitar su adaptación en cualquier tipo de soporte. Decidieron no definir un color concreto para la identidad y extenderlo a todos los colores y texturas existentes, trasladando lo corporativo a la forma del edificio de la Massana visto en planta. Esta forma geométrica proporcionaba la posibilidad de desarrollar todo tipo de gráficas aplicables a carteles, papelería, camisetas, etc.

Propuesta de Opisso

Bendita Gloria optó por hacer un análisis minucioso de la realidad pasada y presente de la Massana. Entre sus consideraciones previas se encontraba el edificio, la singularidad de la escuela, de sus inquilinos y del barrio. Una escuela con un carisma claramente no dogmático que les llevó a plantear una identidad que se cuestionaba a sí misma, se transgredía a sí misma. Como ejemplo claro la apuesta por la variabilidad del naming: “Escola Massana”, “La Massana” o “Massana”. Las aplicaciones se desarrollaron en base a esta ausencia de norma como norma, siempre versátil e incluso intrigante. Un código tipográfico minimalista para que cada actor, cada cápsula de comunicación sometida a diseño, convierta la identidad (anti)corporativa en una herramienta para reforzar paradójicamente el significado de las partes en diálogo.

Propuesta de Bendita Gloria

Las reflexiones finales de los tres estudios y de los representantes de la Massana, propiciadas por las preguntas desacomplejadas de los asistentes, nos dejaron valiosas lecciones sobre los concursos, la aproximación a los briefing y la relación entre diseñador y cliente. Las tres propuestas finalistas no pueden valorarse en mejores o peores materializaciones gráficas de conceptos, sino que deben entenderse como tentativas de conectar con la fragilidad de una esencia difusa: el ser. En el caso de Massana, un agente que quiere y puede participar en el desarrollo constante de su propia identidad como característica principal de esa identidad.

Y nosotros, espectadores privilegiados de esta maravillosa profundización en qué significa diseñar. Gracias a todos los participantes por regalarnos tanto.

Auditorio del Disseny Hub Barcelona

Noticias relacionadas