ADG

Nos encantan

los actores secundarios

Mucho futuro en el primer ADGTalk de la historia

El primer ADGTalk apuntó maneras. Si esta nueva iniciativa –sustituta de los queridos y venerables Chill Laus, que hemos jubilado tras 100 ediciones– sigue en esta línea, no quedará más remedio que comprarnos el abono anual. Bromas aparte, nos encantó su apuesta por abrir y explorar, por ofrecer perspectivas inéditas, por dibujar posibilidades y caminos nuevos. En definitiva, por iluminar aspectos que habitualmente no son visibles. Y en este arranque, el foco alumbró la figura del segundo de a bordo de varios estudios. Por "segundos de a bordo" entendemos esos profesionales, ocultos tras el nombre de un estudio, que son cruciales, indispensables e inseparables de la firma creativa. Como esos estupendos actores de reparto cuya actuación eleva una buena película y apuntala su prestigio.

¿Quiénes fueron los secundarios de lujo que protagonizaron el BigTalk del 25 de enero? Cuatro diseñadores gráficos: Malva Sawada (Clase BCN), Oriol Pascual (Bisgràfic), Miquel Capo (Xavier Bas Disseny) y Carlos Bermúdez (Mucho). Cuatro formas de vivir el trabajo, tan diferentes como lo son sus trayectorias y las filosofías de sus estudios. Desde la consciencia de una estrategia de equipo muy marcada que expresó Carlos Bermúdez, hasta la transversalidad que apasiona a Oriol Pascual ("trabajar en un estudio donde no todo el mundo se dedica al diseño gráfico, tocando muchas otras disciplinas, es una fuente constante de inspiración”). Desde la mirada desprejuiciada y algo exógena de Malva Sawada –cuyo primer trabajo desde que llegó de Madrid fue ya en Clase BCN, de donde no se ha movido– hasta el perfil claramente sénior de Miquel Capo, quien como socio del estudio de Xavier Bas es ya más que un segundo de a bordo.

El BigTalk convocó a unos 200 asistentes, que con una cerveza Moritz en la mano disfrutaron de un debate animado por cuestiones como la relación entre formación y trabajo. Para Oriol Pascual, haber pasado por estudios muy diferentes le ha permitido contrastar maneras de hacer diversas y aprender de la heterogeneidad que define nuestro sector. Carlos destacó la participación en grandes proyectos como uno de los principales factores de aprendizaje en su actual etapa en Mucho. En la misma línea, Malva consideró que los encargos de gran alcance permiten entender cómo funciona la comunicación en su conjunto. Miquel defendió recuperar en los estudios la tradicional relación entre maestro y aprendiz, y lo expresó de forma iclonoclasta: "Si mis hijos fueran a estudiar diseño, antes pagaría a los cuatro mejores estudios de Barcelona para que los formasen que matricularlos en la universidad".

Animada por las sagaces preguntas del moderador, Samuel López (de Sr. y Sra. Wilson), la sesión se desarrolló entre mensajes de calado y numerosas anécdotas (nos gustó mucho, por ejemplo, lo que contó Miquel: "como nos dedicamos sobre todo a diseñar para el sector del vino, hemos creado nuestra propia bodega").

Al final quedó flotando en el aire una cierta sensación de trascendencia; al fin y al cabo, escuchar a segundos de a bordo es como vislumbrar una parte del futuro.

Una crónica de Albert Martínez López-Amor

Samuel López presentando a Malva Sawada, Carlos Bermúdez, Oriol Pascual y Miquel Capo

Noticias relacionadas